miércoles, 23 de agosto de 2017

Un barquito chiquitito.


El otro día mi falta de inspiración me animó a lanzar una pregunta en mi cuenta de Google+, ¿Alguien tenia alguna sugerencia de plano para que yo lo dibujara?. La verdad es que hubo un montón de ideas de todo tipo: un parque acuático, una fortaleza flotando en lava, mi cerebro (algo de esto habrá en breve), la esfinge, mi casa... Pero finalmente me quede con la sugerencia de dibujar un barco. Nunca lo había hecho y Carlos Puente (que casualidad, justo quien lo había sugerido) me había contado hace unos días que en una partida su hija Elena había encontrado el plano de un barco y era una pena que yo no tuviera ninguno dibujado.

Así que sin más me puse a ello y el resultado es un pequeño barco llamado El secreto de Elena (en honor de la pequeña descubridora de planos). No he buscado el rigor histórico ni el realismo naval, he intentado primar la jugabilidad con múltiples caminos entre los diferentes niveles, múltiples espacios, etc.

Click para ver en grandote.

Espero que os guste mi primera incursión en el mundo naval. Y si alguno lo usa en sus aventuras (ya sea con este nombre o rebautizado), que me lo comente, que eso siempre hace ilusión.